Inseminación artificial

Se trata de la técnica de reproducción asistida más sencilla. Consiste en depositar los espermatozoides seleccionados y móviles dentro del útero en el momento que se produce la ovulación (aproximadamente el día 14 del ciclo menstrual).

Para que la técnica sea lo más eficaz se estimula el ovario de una forma suave para que maduren 1 o 2 folículos y así se controla perfectamente el momento de la ovulación. El mismo día se realiza una recuperación espermática de la muestra de semen de la pareja o donante, eliminando los espermatozoides inmóviles y estimulando la movilidad del resto.

Finalmente, se concentran en un medio estéril y se depositan en el útero mediante una cánula. El proceso es indoloro y la paciente puede ir a casa después de estar unos 10 minutos en reposo.

La efectividad de este método se basa en tres principios ampliamente establecidos:

Selección

La selección espermática de los espermatozoides con más potencial para fecundar.

Capacitación

La capacitación in vitro de los espermatozoides, que induce las modificaciones necesarias para que estos puedan fecundar.

Reducción de la distancia

La reducción de la distancia que separa el espermatozoide del óvulo. Al depositar los espermatozoides dentro del útero se reduce significativamente la distancia y las barreras fisiológicas que estos han de superar para encontrar el óvulo, comparado a lo que sucede en una concepción natural. De esta forma se aumentan las probabilidades de que los dos gametos se encuentren.

Procedimiento paso a paso

1

Estimulación del ciclo ovárico e inducción de la ovulación: esta etapa no es estrictamente necesaria pero sí que incrementa las probabilidades de éxito en el tratamiento reproductivo. De forma natural, la mujer desarrolla un folículo con un óvulo en cada ciclo menstrual, en algunos casos ninguno. Mediante la estimulación del ciclo ovárico se garantiza que el ovario desarrolle 1 o 2 folículos y, por tanto, óvulos.
La estimulación del ciclo ovárico consta de dos fases, una primera en la que se administran fármacos que inhiben las hormonas del propio cuerpo que regulan el ciclo ovárico evitando interferencias con la estimulación posterior; y una segunda, donde se induce la proliferación folicular mediante la administración de hormonas exógenas. La vía de administración de estos fármacos suele ser subcutánea y puede ser realizada por la paciente.
Durante la etapa de estimulación ovárica se realizan controles ecográficos y analíticas de sangre para controlar el crecimiento y evolución de los folículos. .

2

Inducción de la ovulación: una vez los folículos han alcanzado un número y tamaño adecuados, mediante la administración vía subcutánea de la hormona HCG, se promoverá la maduración de los óvulos y la ovulación 36-48horas después de su administración.

3

Una vez programada la inseminación, se sincroniza con la recepción de la muestra de semen, que se tiene que procesar una hora antes de la inseminación.
La preparación de la muestra seminal consiste en seleccionar y concentrar los espermatozoides con mejor movilidad. Se utilizan técnicas de capacitación y preparación seminal que permiten eliminar los espermatozoides muertos, inmóviles o lentos y optimizar la calidad de la muestra que se utilizará para la inseminación.

4

La inseminación artificial es un proceso que no requiere ingreso hospitalario y se realiza en la misma consulta ginecológica. Una vez la muestra seminal ha estado procesada en el laboratorio de andrología se introduce en un catéter de inseminación diseñado especialmente para este proceso. El/la ginecólogo/a es quien introduce este catéter hasta llegar al útero, mediante soporte ecográfico, donde depositará la muestra seminal.

¿Para qué pacientes está indicado?

En función de la causa de infertilidad o situación personal de la paciente, la inseminación artificial se puede realizar con semen de la pareja (inseminación artificial con semen conyugal) o con semen de donante (inseminación artificial con semen de donante).

  • Parejas en las que el hombre presenta defectos leves o moderados del semen relacionados con la concentración, movilidad o calidad morfológica.

  • Parejas en las que la mujer presenta defectos en la calidad del moco cervical que dificulta el ascenso de los espermatozoides dentro del útero y las trompas.

  • Parejas en las que la mujer presenta problemas de ovulación, endometriosis leve, alteraciones en las trompas de Falopio unilateral o que no supongan una obstrucción completa.

  • Parejas con esterilidad de origen desconocido (aquellas en que las pruebas diagnósticas resulten normales).

  • Parejas sero-discordantes.

  • Otros factores: factor coital, etc.

  • Parejas en las que el hombre presenta mala calidad seminal o ausencia de espermatozoides.

  • Parejas en las que el hombre es portador de una enfermedad genética hereditaria que no puede ser detectada en los embriones.

  • Mujeres sin pareja o con pareja femenina.

  • Parejas sero-discordantes.

  • Otros factores: factor coital, etc.