Fecundación in vitro con gametos propios

La fecundación in vitro (FIV) es la técnica más utilizada en los tratamientos de reproducción asistida. Consiste en simular en el laboratorio lo que sucede de manera natural en el tracto genital femenino, desde la fecundación hasta las primeras fases de desarrollo embrionario.

Puede realizarse mediante dos procedimientos diferentes: Fecundación in vitro convencional FIV, donde los espermatozoides se ponen en contacto con los óvulos y se deja que la unión suceda por ella misma; y la microinyección intracitoplasmática o ICSI, donde se inyecta un espermatozoide en el interior del ovocito utilizando técnicas de micromanipulación.

Procedimiento paso a paso:

1

Estimulación del ciclo ovárico:

Normalmente, una mujer produce un óvulo maduro en cada ciclo menstrual. En la fecundación in vitro se intenta obtener un número más elevado de óvulos estimulando hormonalmente los ovarios de la paciente.
El proceso consiste en administrar las hormonas para que provoquen la proliferación y la maduración de los folículos de tus ovarios donde se encuentran los óvulos. Las dosis son diferentes para cada paciente y pueden variar en el transcurso del proceso de estimulación dependiendo de la respuesta que obtengamos. Por esta razón, es muy importante realizar controles continuados para valorar la respuesta a la medicación y evitar así una hiperestimulación del ovario, consecuencia que podría requerir ingreso hospitalario de la paciente. Está estimulación tiene una duración aproximada de entre 12 y 16 días y se requiere también analíticas de sangre y ecografías vaginales tres veces por semana.

2

Punción ovárica

La punción ovárica requiere sedación. Generalmente, transcurridas un par de horas después de la punción, la paciente podrá irse a su casa. La obtención de los ovocitos se realiza mediante punción vía transvaginal bajo control ecográfico. Los óvulos se recogen en tubos estériles y se transportan al laboratorio con total seguridad y temperatura estable.

3

Fecundación de los ovocitos y posterior cultivo embrionario:

En el laboratorio se recuperan y valoran los óvulos procedentes de la punción. Únicamente los que estén maduros tienen potencial de ser fecundados.
Paralelamente en el laboratorio se prepara la muestra de semen y se procede a la unión de las células. La fecundación puede hacerse mediante diferentes procesos:


  • Micromanipulación:, consiste en inyectar un espermatozoide en un óvulo maduro. Está técnica se conoce como ISCI, en inglés “Intra – Cytoplasmic Sperm Injection” o inyección intracitoplasmática del espermatozoide. Para realizar esa técnica los óvulos se tienen que decumular (quitar las células del cúmulus que rodean el ovocito) para poder ver la calidad del mismo. Se garantiza que cada óvulo entrará en contacto con un espermatozoide.

  • Fecundación convencional:, consiste en poner en contacto los óvulos en una concentración determinada de espermatozoides y se deja que ellos mismos penetren dentro del óvulo. Es un método menos invasivo, pero únicamente se puede realizar si la muestra seminal lo permite y, además, los óvulos tienen que estar rodeados por las células del cúmulus, de manera que no podemos observar su calidad hasta el día siguiente.


Las dos técnicas obtienen resultados excelentes y la técnica de elección será estudiada por el equipo de UEG dependiendo de cada caso, junto con vuestro consentimiento, para ofreceros los mejores resultados.


Los embriones se mantendrán en medios e incubadores de última generación que simulan al máximo las condiciones naturales del útero para tener cura de su desarrollo. Además, seguiremos el desarrollo con nuestro sistema time-lapse, de esta forma podremos observarlos en todo momento sin necesidad de sacarlos del incubador, garantizando las mejores condiciones de cultivo.


Al día siguiente podremos ver qué óvulos han fecundado correctamente, hecho que se manifiesta con la presencia de dos pronúcleos. Se mantendrán en cultivo para su desarrollo hasta el día 5/6 post fecundación, momento en el cual se tendría que observar un estadio especifico de desarrollo embrionario llamado “blastocito”. En este momento os informaremos de la calidad de vuestros embriones y si son aptos para su transferencia. Posteriormente, se vitrificarán (se congelaran) para realizar una transferencia en tu siguiente ciclo menstrual (diferido), excepto en el caso que se realice la transferencia en fresco, en este caso procederemos a realizar la transferencia en el mismo ciclo.

4

Transferencia embrionaria

La transferencia embrionaria no requiere sedación. El procedimiento es el mismo si se realiza en fresco o diferido y es similar a una revisión ginecológica, pero en este caso se introduce una cánula especial por el cuello del útero y se deposita/n el/los embrión/es seleccionado/s en el interior del útero.
En UEG tenemos especial cuidado de tus embriones con la tecnología, equipo y medios de cultivo más avanzados y les proporcionarán las máximas oportunidades de desarrollo e implantación. Durante el desarrollo de los embriones se mantienen en los mejores medios de cultivo, en incubadores de última generación con baja concentración de oxígeno y con tecnología time-lapse. En el momento de la transferencia, utilizamos medios que ayudan a tu embrión en la implantación, entre ellos el EmbryoGlue. Este medio contiene hyaluronan y albumina humana, entre otras sustancias, para simular al máximo las condiciones del útero femenino. Numerosas investigaciones han demostrado que ayuda a la implantación del embrión aumentando en un 8% las tasas de embarazo. Queremos que tengas a tu bebé con el mínimo de transferencias posibles y optimizamos cada transferencia para ofrecerte las máximas oportunidades.


En UEG, seguimos las recomendaciones internacionales. Realizamos mayoritariamente transferencias en diferido, es decir, en un ciclo menstrual diferente al que se ha hecho la punción ovocitaria. Eso es debido a que se ha observado una mejor receptividad endometrial y, por tanto, mejor tasa de embarazo, en ciclos naturales.


Según la ley nacional, el número máximo de embriones que se pueden transferir es 3. No obstantes, las recomendaciones obstétricas internacionales proponen transferir un único embrión cada vez, ya que, en caso contrario, hay un alto riesgo de embarazo múltiple y, consecuentemente, embarazo con alto riesgo obstétrico tanto por la madre como para los fetos.

5

Seguimiento

Aproximadamente a los 7-8 días de la transferencia se realizará una determinación en sangre de la hormona hCG para valorar la existencia o no de embarazo. Si es positiva, significa que el embrión ha implantado y en unos 10-15 días tiene lugar la primera ecografía para ver el saco embrionario y si todo es correcto, se programa una segunda ecografía para verificar de la existencia del latido cardíaco.
En nuestras clínicas podrás continuar, si lo deseas, con tus controles obstétricos hasta al final de tu embarazo. Disponemos de ecógrafos de última generación que nos permiten hacer un seguimiento del bebé con la máxima nitidez y fiabilidad para que podéis disfrutar de un embarazo tranquilo y tener un recuerdo para siempre de este momento con los videos y fotos en 6D.

¿Para qué pacientes está indicado?

  • Parejas en las que la inseminación artificial (IA) no ha funcionado.

  • Parejas con un factor masculino severo, donde la muestra seminal presenta parámetros de movilidad y concentración reducida y/o morfología alterada.

  • Para mujeres con ausencia, obstrucción o lesión de las dos trompas.

  • Para mujeres con endometriosis avanzada o alteraciones en la ovulación.

  • Para mujeres de más de 35 años con esterilidad de causa desconocida.

  • Factor genético hereditario y se quiera seleccionar embriones no afectos.