Estudio de esterilidad

La esterilidad es la imposibilidad que tiene una pareja de lograr una gestación espontanea en un momento determinado.

Diferencia entre esterilidad e infertilidad

Se habla de esterilidad primaria cuando una pareja no consigue gestación después de un año de relaciones sin protección; y secundaria, después de haber tenido una gestación previa.
La infertilidad es cuando una pareja consigue gestación, pero esa no evoluciona correctamente y no llega a término.

Alrededor del 15% de las parejas tienen problemas de fertilidad

Las causas van desde el retraso en la edad en que se busca el primer hijo, hasta problemas médicos como obstrucción tubárica, alteraciones seminales, hormonales, etc.

Posibilidades de embarazo según la edad materna

La edad ideal para lograr una gestación en la mujer es entre 25-34 años y, de forma natural, la posibilita de quedarse embarazada en cada ciclo menstrual es del 30%, de manera que al cabo de un año el 90% de las parejas logran el embarazo. Esta etapa es la óptima física y psíquicamente, pero no siempre coincide con el proyecto familiar y laboral de muchas parejas.

A partir de los 35 años la fertilidad disminuye de forma importante, y a partir de los 40 años las cifras de embarazos evolutivos son muy bajas.

¿Cuándo hace falta acudir a un centro especializado?

Por norma general y en parejas menores de 35 años, después de 12 meses de relaciones sexuales sin protección, se recomienda consultar a un especialista. En parejas jóvenes esté tiempo de espera puede prolongarse, mientras que a partir de los 35 años es importante no demorarlo.
Los casos en los que se aconseja avanzar la visita con el especialista son:

  • En el caso de la mujer, si tiene 35 años o más, antecedentes de cirugía pélvica, periodos menstruales irregulares y/o con dolor abdominal, amenorrea secundaria, enfermedad de transmisión sexual, o cualquier trastorno o antecedente que pueda suponer una causa concreta de esterilidad.

  • En el caso de los hombres, si hay antecedentes de alteración en el descenso testicular o criptorquidia a la niñez, traumatismo testicular, enfermedad de transmisión sexual, consumo de tóxicos o cualquier trastorno o antecedente que pueda suponer una causa concreta de esterilidad.

¿Cómo se realiza un estudio de esterilidad?

El estudio de esterilidad se plantea a los dos miembros de la pareja. Se recogerá vuestra historia clínica y personal y se realizaran las pruebas para poder llegar a un diagnóstico.

Entre las pruebas imprescindibles hay:

  • En la mujer: un estudio hormonal, una ecografía transvaginal.

  • En el hombre: análisis de la calidad seminal.


En función de los resultados y de la exploración física podemos ampliar el estudio con otros análisis y una visita con el andrólogo si se detectan anomalías en el semen.

A UEG te ofrecemos todas las técnicas y tratamientos para que estés más cerca de tu sueño.